Recuperando material en formato físico

Formato físico: recoleccionando juegos

Quién más, quién menos, todos los que estamos metidos en esto de los videojuegos acabamos, con el paso del tiempo, reuniendo una colección de títulos de diverso tamaño ya sea en formato físico, digital o ambos. En este post de carácter más personal me quiero centrar en el primer tipo, pues es con el que los que tenemos una edad nos hemos criado como jugadores y esperamos poder seguir disfrutándolos de la misma forma el mayor tiempo posible por mucho que la industria evolucione en otra dirección. Hoy voy a hablaros de mis últimos movimientos en este sentido…

Porque lo habitual es acumular

O al menos es lo que pienso que hace la mayoría, de ahí que pululen por el mundo enormes colecciones que, salvo que se disponga de una gran cantidad de dinero, son el producto de años de continuas adquisiciones. Por otro lado, también están aquellos que compran y venden según el momento, bien porque su objetivo es obtener un beneficio económico o porque se cansan de tener ahí un material del cual se acaban desprendiendo.

En mi caso ha habido, a lo largo de mi vida, varios episodios de esto último que me han llevado, una veces por necesidad y otras por capricho, a deshacerme de juegos que no obstante, he acabado recuperando después. Sé que pensáis “pues vaya tontería”, “que estupidez, si ya los tenías” o cualquier cosa análoga. Y opino lo mismo, pero cuando tomé la decisión mis sensaciones y forma de ver el asunto eran muy diferentes. No hay ni que decir que luego suele llegar el arrepentimiento pero ya es demasiado tarde…

Mi panorama actual al respecto del formato físico

Todos sabemos que el mercado “retro” se ha puesto imposible, especialmente en ciertos sistemas y/o títulos por los que se llegan a pedir auténticas barbaridades. Pero hoy no quiero hablar de ese tema sino de lo que supone para alguien como yo que sea así. Ello, unido al futuro del formato físico que pinta igualmente oscuro, me ha llevado a querer recuperar, si no todo, al menos sí la mayor parte del material que tuve un día pero que, por diversos motivos, acabé vendiendo.

Porque algo me dice que acabaré tirando de todo ello más que de las compras de títulos actuales que hago cada vez con menos frecuencia y en especial en el ámbito digital, no ya tanto por el formato en sí como por la oferta disponible, la cual no es en su mayor parte de mi agrado. Y dado que las tendencias están cambiando y todo se está enfocando no solo a lo digital sino al servicio en la Nube, tengo pues otro motivo más para hacer acopio. Y esta vez me aseguraré de que no se vuelva a repetir la historia.

Un trabajo casi terminado

Pero tampoco me queda mucho por hacer en este sentido porque lo cierto es que mi colección está casi completada. Esta misma semana he recibido los últimos juegos adquiridos y, por ahora, no me haré con nada más ya que las piezas que me faltan están a precios prohibitivos. Por descontado, espero hacerme con ellas algún día pero no es algo que me urja. En lo que sí pienso a veces es en qué haré el día que pueda decir que tengo todo lo que andaba buscando

Una posibilidad es la de detener el proceso y decir “hasta aquí”, pero lo más seguro es que siempre acabe apareciendo algo que anime a continuar. De hecho ya tengo apuntados en mi lista de pendientes algunos juegos que he descubierto recientemente pero que no poseo todavía en físico. Que entren a formar parte de la colección es solo cuestión de tiempo.

También me he llegado a plantear la futura adquisición de algunos sistemas que no pude tener en su día. Ello me empujaría a dotarlos de un mínimo de material porque no tendría sentido tener la máquina sin juegos con los que disfrutarla. Pero no es algo que vaya a hacer pronto sobre todo teniendo en cuenta, como mencioné antes, cómo está el asunto de lo “retro”, por lo que creo que va a ir realmente para largo. Eso si es que alguna vez lo hago.

¿No hay entonces posibilidad de seguir al día?

Lo veo muy difícil, la verdad, porque como he mencionado ya muchas veces, el streaming no es algo que me guste entre otras cosas por la limitada disponibilidad de los contenidos a largo plazo. No puedo prometer que alguna vez no le vaya a dar uso. Ya lo he hecho con PlayStation Now, así que no sería algo nuevo para mí pero desde luego lo que sí os digo es que no lo voy a utilizar de forma habitual, eso seguro.

Quién sabe dónde estará uno dentro de unos años. Puede que incluso alejado por completo de este mundillo, aunque espero que no sea así. Por eso intento no cerrarme ciertas puertas pero, a día de hoy y tal cómo veo el presente y futuro de la industria, los juegos en formato físico son algo así como el último bastión que ha de caer antes de sucumbir al ejército invasor. Es un dilema porque, a pesar de que me gusta lo antiguo, tampoco le hago ascos a lo nuevo siempre y cuando sea algo que me atraiga, por supuesto. Y no negaré que me dolería bastante tener que dejarlo pasar simplemente porque se me ofrece en una forma con la que no comulgo en absoluto.

Así pues, formato físico ahora y siempre… mientras dure

En resumidas cuentas creo sinceramente que mi presencia en este mundillo, hoy por hoy, está ligada a un formato físico que lleva con nosotros desde el primer día. Se me hace duro pensar en su total ausencia, aunque sé que es algo que llegará con el tiempo puesto que el avance de lo digital es imparable, digan lo que digan quienes piensan que todo (físico, digital y streaming) acabará conviviendo en “paz y armonía”. Puede que durante el breve tiempo que dure la transición sea así pero, antes o después y como suele pasar, lo antiguo acabará por desaparecer.

De modo que ahí seguiremos, buscando y adquiriendo material tangible, que sea posible conservar fuera del sistema para el que fue creado. Y poco me importa lo que pueda pasar con él en el futuro, cuando yo ya no esté en este mundo. Llegado el momento, ya pensaré o no qué hago con todo lo que haya logrado acumular con el paso de los años pero hasta entonces en lo único que debo pensar es en disfrutar de todas y cada una de las piezas que posea.

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

10 thoughts on “Recuperando material en formato físico

  1. Estamos en una situación muy parecida. Si bien yo no he ido vendiendo con los años, actualmente me hallo como tú, haciendo acopio de cosas que me interesan de cara al futuro. También te digo que para cuando llegue ese momento, con la suerte que tengo, tendré todas las máquinas estropeadas xD

    Cuando llegue nuestra parada, material seguro que no me falta, son más de 20 años acumulando títulos y, como digo, habiendo vendido muy poquitas cosas. No te digo todo lo que tengo porque me da vergüenza y porque hace años que dejé de contar para no avergonzarme mas por mi Diógenes XD pero piensa que más de 20 años comprando juegos que, en su mayoría me salían a 5 o 10 euros, dan para mucho.

    En la actualidad voy buscando cosas que no tuve en su momento, quitándome así espinitas, y compaginándolo con cosas actuales que me interesan. Mientras dure el físico, habrá que aprovechar.

    Gran artículo Emilio, y me has dado una idea para uno, así que voy a ponerme manos a la obra.

    1. En mi caso las ventas vinieron en parte por necesidad (las crisis económicas) y en parte por altibajos emocionales (las psicológicas). Y no solo con los videojuegos, con muchas otras cosas también. Algunas no me importa haberlas perdido pero de otras siempre me he arrepentido aunque qué le vamos a hacer. Así fue y no va a cambiar así que mejor no mortificarse. Ahora ya he recuperado casi todo lo que me interesa tener y lo que falta imagino que irá cayendo con el tiempo…

      Por otro lado, me alegra servirte de inspiración para escribir. A ver con qué nos sorprendes. Gracias como siempre por participar en este que es mi pequeño y humilde blog. Saludos.

  2. Hoy es mucho más fácil acceder al formato digital, pero para los que nos gusta coleccionar, como es mi caso, el formato físico tiene su encanto, aunque tiene sus problemas de espacio en la casa, claro esta!
    Muchas gracias por compartir.

    1. Tanto lo físico como lo digital tienen ventajas e inconvenientes intrínsecos a su naturaleza, y es cosa de cada usuario decantarse por uno o abrazarlo todo. Yo soy de los que prefieren tener los juegos en un soporte físico clásico (cartucho o disco), en parte por nostalgia y en parte porque sé que me va a durar más que lo digital. Y lo más importante, que si por alguna razón pierdo mi copia sé que aunque pasen muchos años tengo posibilidades de encontrar otra, cosa que con lo digital no va a suceder…

      Gracias por tu comentario, Joshua. Saludos.

  3. Veo estupendo que hagas acopio de todo aquello que una vez jugaste y quieras recuperar o directamente de esas joyas que no has podido catar. Realmente hay mucha gente como tu, que ya se ha bajado de lo actual y haciendo colección tiene material para disfrutar en una vida o dos, así que perfecto tío, además siempre me gusta ver las nuevas adquisiciones que vais pillando algunos por Twitter.

    Para cerrar y respecto a mi, siempre he querido hacerme pequeñas colecciones de cosas que me interesan, pero el dinero o las ganas nunca están conmigo, entonces siempre estoy para arrancar pero al final pocas veces lo hago.

    Gran articulo y un saludo ^^

    1. Yo a tanto como algunos compañeros que ambos conocemos no llego ni llegaré nunca pero me lo he propuesto y en ello estoy, no solo con los videojuegos, con otras cosas también. No diría por otra parte que me he bajado de lo actual (todavía), pero que sabiendo lo que se nos viene me queda poco sí que puedo asegurarlo.

      Y respecto a lo último todo es cuestión de ponerse pero, sobre todo, de disfrutar con ello. Quizá algún día le cojas el gusto y te líes con lo que quieras en ese momento. Gracias como siempre por pasarte por el blog y comentar, Spiegel. Saludos.

  4. ¡Tu estas chalado, hombre! ¡Como se te ocurre dar una opinión tan mordaz respecto a nuestro encantador sistema digital de pago, donde la mayor parte del catalogo se ira a tomar viento fresco y no seremos propietarios de absolutamente ningún archivo! ¡Anda, tira para Cuenca, chalao! XD
    En serio: Estamos realmente joidos, la verdad es que perderemos el bastión antes de tiempo, ya que el único resquicio que nos queda, la emulación, es atacada por las empresas que actualizan sus licencias únicamente para tocar la moral y abandonar muchas de sus propiedades intelectuales. La verdad es que estoy sintiéndome un acumulador, porque el tiempo no me da para disfrutar de muchas aventuras que necesito experimentar y debo hacerlo. Algún día me desharé de todo, lo sé, porque comer papilla y jugar a videojuegos viejunos no lo podré compaginar sin un buen babero.
    Me ha encantado tu opinión, siempre al limite…XD
    Un saludo grande!!!

    1. Sí, sé que me arriesgo mucho pero alguien tiene que hacerlo… aunque no sirva para nada.

      En cuanto a la emulación, que en un principio también iba a tocar en el post, es atacada por las compañías pero luego bien que la usan para volver a venderte sus viejos juegos, comprados como las máquinas “mini” por aquellas personas que, sabiendo o no del tema, no quieren calentarse la cabeza con instalaciones y configuraciones varias.

      Yo no tengo ya mucho que adquirir aunque siempre puede surgir algo pero ya será ocasional. Y espero no llegar otra vez a desprenderme de todo porque sería ya para darme de palos (a no ser que fuera por causas de fuerza mayor, claro).

      Me alegra leer tus comentarios, Cyborg. Y sí, un poco chalado sí debo estar. Si es que todo se pega, jajajaja…

      Saludos.

  5. Es inevitable llevar a cabo una serie de pronósticos pesimistas y hasta desalentadores sobre el futuro de los videojuegos en formato físico, sobre todo con el formato digital en auge. Se habla de su muerte, de que las claves se han impuesto a las cajas de plástico, y de que las nuevas generaciones accederán al conocimiento de una manera diferente a la nuestra.

    Si bien, si ponemos nuestras miras en otros medios que tienen una mayor trayectoria, desde los libros hasta las películas, hay una suerte de coexistencia. Sí, el público es distinto, pero por estos lares todavía disfrutamos de los videojuegos de la manera en que hoy llamaríamos tradicional. Sea como fuere, todo son conjeturas y solo el tiempo dirá que ocurrirá.

    En otro orden de cosas, la añoranza de épocas pasadas se ha instalado con más fuerza si cabe. Nada más empezar, vemos una tendencia a que diversos fabricantes de consolas reediten modelos de antaño. Y dicha tendencia supone también que el valor de los videojuegos retro suba como la espuma. Si nos amparamos en el mercado actual, nunca ha sido tan fácil (a la par que económico) adquirir juegos recientes, pero si echamos la mirada atrás, la cosa cambia, y a no ser que apostemos por versiones de juegos asiáticos, supone un desembolso considerable.

    Un saludo y buen texto

    1. No se puede hacer otra cosa cuando es algo que se veía venir desde hace años. Y aunque a muchos no nos guste es lo que va a suceder: el formato físico en los videojuegos está condenado a desaparecer y no solo me apoyo en lo que ha venido sucediendo. No, tengo otro argumento para pensarlo y lo voy a exponer confiando en que esto no se haga muy largo…

      Un disco o una película (incluso un libro ya que los mencionas) pueden ser reproducidos en multitud de sistemas. No me refiero a formas de visionado sino a la cantidad de reproductores disponibles en el mercado. Ahora pensemos lo mismo respecto a los videojuegos: ¿en cuántos reproductores, aparte de PS4/PS5, podemos jugar a juegos de PS4/PS5? ¿En cuantos de Xbox One/Series podemos hacer lo propio fuera de dichas máquinas? En efecto, en ninguno. Por eso el día que las compañías decidan quitar de sus sistemas el correspondiente lector, se acabó. Si en el PC, que por concepto y tradición no ha dependido de un hardware cerrado como si ocurre con las consolas, hace ya mucho que se abandonaron los discos, que ocurra en el resto es cuestión de tiempo. Y no demasiado.

      Por otro lado estamos de acuerdo en que vivimos una época que mira mucho al pasado. La pregunta que toca hacerse es por qué lo hacemos y la respuesta es obvia, si llevas en esto lo suficiente como para ver que fue la generación Xbox 360/PS3 el punto de inflexión, pues fue donde se comenzó a abusar de cosas con las que todavía por desgracia convivimos: parches, DLCs, micropagos, etc. Y ha sido esto lo que ha hecho que muchos volvamos la vista a un tiempo en el que las cosas eran, digamos, más “limpias”. Al menos a ojos del usuario final.

      Por supuesto las compañías no son tontas y antes de dejar marchar a una buena parte de clientes optaron por darles lo que querían (o lo que ellos pensaban que queríamos). Así surgieron los recopilatorios masivos de juegos y las máquinas “mini” que siguen saliendo pero con menos frecuencia. Y la última moda es la de las remasterizaciones y/o “remakes”, que funcionan para todo el mundo, viejos y jóvenes. Y sí, es muy fácil conseguir material a día de hoy (y más que lo será cuando no haya que pagar por comprarlo sino simplemente por acceder a él) pero a mí personalmente no me gusta nada porque no solo empuja al usuario al consumo masivo y cada vez más rápido sino que, a su vez, hará que la disponibilidad de los títulos se vea menguada en el tiempo porque se dedicarán recursos más a las novedades que al resto.

      Resumiendo, las cosas no pintan bien para quienes deseamos mantener un, llamémoslo así, “estilo de vida” clásico. Duele, pero está claro que las cosas van a cambiar porque siempre lo han hecho y lo continuarán haciendo en el futuro. ¿Acaso podíamos imaginar, a mediados de los años 90, que los salones recreativos iban a desaparecer poco tiempo después? Yo creo que no, pero sucedió. Y lo mismo pasará con el formato físico, e incluso con la posibilidad de adquirir los juegos si finalmente el streaming se acaba imponiendo en el mercado. En cierta manera estamos viviendo un periodo histórico para el mundo del videojuego. Lo malo es que es una historia cuyo desarrollo a muchos no nos está gustando nada…

      Gracias por pasarte y dejar tu opinión, Ninguna Parte. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top