Orbital Racer

Orbital Racer Logo

“Orbital Racer” es el clásico ejemplo de un juego que te llama la atención y al cual te lanzas sin red aun a riesgo de darte un buen tortazo. Por fortuna no ha sido el caso aunque tampoco puedo decir que la experiencia vivida hasta el momento haya sido de las mejores. Pero para juzgar mejor si este título merece o no la pena, pasemos a analizarlo…

Carreras en el espacio

Orbital Racer vista exterior

¿Qué ofrece “Orbital Racer”? Pues, como su nombre indica, nos pone en la piel de un piloto de carreras en las órbitas de los planetas de nuestro sistema solar. A bordo de nuestro vehículo, recorreremos diversos “circuitos” en busca de la victoria. Algo que ya os adelanto que no es nada, nada fácil.

Os preguntaréis cómo han delimitado los trazados en el espacio abierto. La respuesta: puntos de control por los que hay que cruzar. Es posible que alguno se nos pase por lo que, en previsión de esto último, el juego nos permite marcar un número limitado de fallos que podremos cometer sin ser descalificados.

Orbital Racer vista interior

No obstante, nuestra habilidad como pilotos no bastará para ganar puesto que también podremos atacar o ser atacados, al estilo de títulos como “Mario Kart” y similares. Al pasar por un punto de control, el juego nos marcará cuántos nos faltan para adquirir una mejora que podremos luego utilizar en cualquier momento. Estas mejoras son aleatorias y encontramos desde misiles y minas con los que golpear o ser golpeados hasta barreras que harán perder el control de la nave un par de segundos.

Un control que, como dije antes, no es nada sencillo de dominar y que a menudo nos dejará en desventaja frente a los pilotos que maneja la I.A. Pero todo es cuestión de cogerle el truco y de, también, tener un poco de suerte en según qué momentos de la competición.

Orbital Racer: En busca de la gloria

Persecución

“Orbital Racer” cuenta con varios modos de juego. El primero es el llamado “Carrera rápida” donde, como podéis imaginar, nos lanzaremos a correr de manera libre en base a las preferencias que hayamos configurado antes. Otros modos son el siempre bienvenido “Tutorial” y otro para jugar con un amigo en local. “Orbital Racer” no tiene modos online.

Pero su modo estrella es el “Modo Carrera” en el que participaremos en una serie de eventos repartidos por todo el sistema solar. Estos eventos pueden ser de una o varias carreras, divididas en rondas de un número concreto de vueltas cada una. Siempre saldremos en último lugar al empezar cada evento pero, si lo hacemos bien, en las siguientes rondas ganaremos posiciones.

El juego te deja elegir entre tres modelos de nave al comienzo pero desbloquearemos otros a medida que se avance. Al menos es lo que se puede deducir viendo la imágenes dado que, en el momento de realizar este análisis, todavía no he conseguido llegar a ese punto debido a la anteriormente mencionada dificultad.

La belleza de las estrellas

Carrera en Marte

El apartado visual es, sin duda, lo mejor que tiene “Orbital Racer”. Contemplar el espacio exterior y los diferentes planetas desde sus respectivas órbitas es algo a lo que la ciencia nos ha acostumbrado, y su representación en este título es sumamente atractiva. Tanto que a veces nos darán ganas de olvidarnos de la carrera (especialmente si vamos los últimos) para deleitarnos con semejantes vistas.

También los circuitos son dignos de mención pues están conformados por diversos ingenios (naves, lanzaderas y estaciones orbitales) que supondrán otro obstáculo más a superar. Pero, para mí al menos, si algo hay que destacar además de lo dicho en el párrafo anterior, son los propios vehículos de competición. Estos cuentan con un precioso diseño que los hace muy llamativos y son, sin duda, de lo mejor del juego en este aspecto.

Sobre la Luna

En cuanto al apartado sonoro no hay mucho que decir. “Orbital Racer” cuenta con melodías durante la competición pero ninguna destaca especialmente. Lo mismo puede decirse de los efectos utilizados para la aceleración de las naves y las armas que usemos, que cumplen sin más.

El juego viene en varios idiomas, incluido el español, si bien no habrá que leer nada importante más allá de las instrucciones que recibiremos en el tutorial.

No quiero acabar sin antes comentar que me he encontrado con un problema en la sincronización de trofeos en PlayStation 4. Por alguna razón esta da un error aunque sí se guardan en la consola, por lo que imagino que no tardarán en solucionarlo.

Opinión final sobre “Orbital Racer”

Naves en órbita

La adquisición de “Orbital Racer” fue más un impulso repentino que algo estudiado, de ahí que no tuviera expectativa alguna. Lo encontré de casualidad al navegar por la “store” de PlayStation 4, me llamó la atención y acabé comprándolo. Algo que no hacía desde hace mucho tiempo puesto que ahora habitualmente miro con lupa todo lo que compro.

Pero, a veces, uno ha de arriesgar para ganar. Por supuesto, podría haberme topado con una basura de juego (no sería la primera vez) pero también con una joya. “Orbital Racer” ha quedado finalmente en un punto medio, ni excelente ni horrible, pero en lineas generales creo que puedo sentirme satisfecho. Y, quien sabe, a lo mismo con el tiempo acaba convirtiéndose en algo especial…

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

One thought on “Orbital Racer

  1. La verdad que a nivel de diseño tiene una pinta genial, lástima que no conecto demasiado con la temática espacial y hace mucho que no consigo engancharme a un juego de carreras.

    Por lo demás, para aquellos que disfruten tanto del género como de la temática que ofrece este Orbital Racer, parece sin duda una buena propuesta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top