Mundos abiertos, virtud y defecto

Mundos abiertos Horizon Zero Dawn Mapa

Llevo un par de semanas jugando de nuevo al “Horizon Zero Dawn” de Playstation 4. Y lo hago no solo con la intención de disfrutar de nuevo de la historia de Aloy sino de exprimirlo a tope. La primera vez, que fue casualmente hace un año, no pude porque se me acabó atragantando de tanto que había por hacer. Ello, junto al análisis que hizo el compañero Spiegel sobre “Kingdom Come Deliverance” en su blog (que podéis leer aquí), me lleva a reflexionar, como tantos otros han hecho, sobre el concepto actual de “mundos abiertos” en los videojuegos…

De un lado a otro, una y otra vez

Seguro que muchos habéis visto eso de valorar un juego en base a su duración, ¿verdad? Es decir, a más horas, mejor es el título en cuestión. El problema no es si este da para más horas o menos sino qué se hace durante ese tiempo porque si lo que nos propone no es entretenido, será tiempo perdido. O, al menos, así se sentirá. A pesar de ello, los creadores de juegos actuales del género siguen apostando por mapas enormes repletos de tareas de todo tipo, a menudo siguiendo un mismo patrón que, antes o después, acaba cansando al jugador.

Lo cierto es que se hace cada vez más difícil no ya sorprender sino simplemente entretener al usuario de esta clase de juegos porque se acaba teniendo la percepción de que va a ser “más de lo mismo”. Ello, en títulos que ofrecen tanto contenido, puede llegar a ser más un defecto que una virtud.

Hay que decir no obstante que no estamos obligados a hacerlo todo, si bien se nos incentiva a ello como, por ejemplo, en el mencionado “Horizon Zero Dawn” con diversos trofeos por hallar una serie de objetos o terminar un conjunto de tareas. Podemos verlo como minijuegos que complementan el desarrollo principal, a los que somos libres de jugar o no sin que la experiencia general se vea perjudicada.

Mundos abiertos, ¿vacíos o llenos?

¿Qué queremos entonces, mundos abiertos repletos de contenido o carentes del mismo? Creo que esto ya depende de cada uno. Es decir, de las preferencias y gustos propios. De si somos de los que nos interesa hacer solo lo principal o buscamos abarcar todo lo que se nos ofrece. Yo soy más de esto último pero tampoco me apetece tener, como dije antes, “más de lo mismo”. Es por ello que va a ser complicado que, a corto plazo, caiga otro “Horizon” en el sentido de un juego con características similares pero tampoco voy a cerrar la puerta a todo lo que pueda venir.

Y respecto a lo de “lleno o vacío”, la verdad es que me da lo mismo porque, haya mucho o poco que hacer, lo que me importa es disfrutar en el proceso aunque, como ocurre en la vida real, no siempre sea posible. No es menos cierto sin embargo que el jugador, en lineas generales, se ha acostumbrado a hacer las cosas una sola vez. No le gusta repetir según qué tareas y, cuando eso sucede, se siente mal y piensa “otra vez esto, no, por favor…”. Y eso es lo que hace que esta clase de contenido tenga la fama que tiene.

Aceptando las cosas como son

Puede parecer una visión conformista pero, a día de hoy, es la que hay. No queda otro remedio puesto que, se haga lo que se haga, siempre habrá quienes no estén de acuerdo. La clave está, y me remito de nuevo al mencionado artículo de Spiegel, en que seamos capaces de “conectar” con el juego, con su universo y lo que este nos ofrece. Ello asegurará la diversión, al menos, en la parte principal.

Yo tuve la fortuna de hacerlo con “The Elder Scrolls IV: Oblivion” y con este “Horizon Zero Dawn”. Con “Skyrim” también lo hice durante un tiempo pero aquello terminó y no me apetece volver al susodicho título, cosa que no ocurre con los dos antes mencionados. De modo que, al final, no es tan importante el contenido como lo que nos haga sentir. Los videojuegos de mundos abiertos seguirán existiendo y los veremos evolucionar. Cómo lo harán ya es algo sobre lo que solamente podemos especular.

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

6 thoughts on “Mundos abiertos, virtud y defecto

  1. Yo terminé Horizon justamente el año pasado por estas fechas y precisamente, este juego en concreto, no se me hizo tan pesado como otros juegos del estilo. Es cierto que hay mucho por hacer, pero quizá proque llevaba años sin tocar un juego de mundo abierto, me lo tomé con filosofía.

    Al final entre el juego, el DLC y la nueva partida +, me tiré unas 72 horas en total, pero como te digo, no se me hizo tan pesado como esperaba. Eso sí, cuando te lo pasas en nueva partida + yendo a salto de mata, te das cuenta de como todos los elementos que se meten en este tipo de juegos, se meten con el objetivo de alargarlo lo máximo posible. Básicamente porque la historia principal la terminé por segunda vez en apenas 10 horas.

    Sea como sea, es un juego que más allá de lo mucho o poco que te guste buscar coleccionables, tiene unas misiones secundarias bastante bien implementadas y no me dio sensación de estar haciendo continuamente lo mismo como en otros títulos del estilo.

    De cualquier modo, al final lo importante es lo que comentas, disfrutar del juego siendo esto lo único que al final importa de verdad.

    1. Yo no tengo personalmente mucha experiencia en juegos de este género pero junto a lo que he podido ir viendo en diferentes sitios, tanto de los juegos en sí como las reacciones de la gente, me llevan a pensar en el tema de una manera quizá algo más negativa pero, como dije, todo depende de cómo se mire, de cómo te lo tomes.

      Yo llevo ahora mismo más de 100 horas y todavía estoy con la expansión. El modo “Nueva partida +” lo dejaré para más adelante porque a pesar de que me gusta el juego también me estoy saturando un poco y tengo otras cosas ahí olvidadas. Habrá que ir dosificando…

      Gracias, Suso, por pasarte una vez más por mi blog y compartir tu opinión. Saludos.

      1. La expansión a mí me gustó muchísimo, solo te digo que me dejó con ganas de más. El modo NG+ la verdad que me lo hice nada más terminar porque como lo tenía fresco fui a tiro hecho. Ya te digo, no me llevó más de 10 horas terminarlo de nuevo.

        Yo lo que más he jugado del género es GTA, pero GTA tiene algo que el resto de mundos abiertos no tienen, y es que si te aburres siempre puedes dedicarte a hacer el cabra y sembrar el caos. Por lo demás, poco puedo aportar, son juegos que se me hacen muy pesado en general.

        Un saludo Emilio, el placer es mío de ver qué te cuentas!

  2. En primer lugar Emilio muchas gracias por mencionar mi análisis del Kingdom Come 😀

    Ya en segundo y metiéndonos en faena, yo el horizon cuando lo toque lo exprimí bastante, con DLC incluido, lo que pasa que es lo que tu dices, terminada la historia y con muchísimo contenido que no me aporta nada a las espaldas, acabé dejandolo porque lo que quedaba era mucho más de lo mismo y si no me aporta nada el juego o no he conectado con él, lo suficiente, lo más probable es que no me siente a completar lo que me queda ya sea en el momento o bien dejándolo para más adelante.

    Como he dicho hace poco, el contenido de calidad tanto en la trama principal como en en lo secundario, es vital para mantener el interés a la vez que oxigenar un genero cada vez más estanco y que no permee a otros. Como por ejemplo con Control, que todo su contenido secundario me esta pareciendo tan monótono, que da para otro comentario entero y no es un juego de mundo abierto que digamos…

    En fin, gran articulo, un saludo ^^

    1. De nada, Spiegel. Me ayudó a pensar en el tema en el momento propicio para poder escribir sobre ello y, además, es un contenido de calidad que merece difusión.

      Yo sí lo estoy exprimiendo bastante pero aunque me está gustando también siento cierta saturación. Por fortuna no me queda mucho ya pero lo de la “partida +” sí que lo voy a dejar para otra ocasión. Ya llevo mucha tralla y me apetece variar…

      Gracias por pasarte y comentar. Saludos.

  3. Leyendo este post, no he podido evitar acordarme de la cantidad de memes que circulan por internet bromeando con el asunto. Y no es para menos, pues creo que la mayor parte de títulos que optan por esta característica del mundo abierto (por no decir todos), terminan abusando un tanto de esta dinámica de las actividades/misiones secundarias de relleno. Sirva como ejemplo, el tópico de “mientras el mundo arde, me dedico a buscar 10 plantitas para un granjero”, o la inagotable búsqueda de coleccionables (“¡anímate a encontrar las 50 piedras de Raticulín escondidas a lo largo de TODO el extenso mapeado. Te regalamos la primera.”), cuya recompensa final no va más allá de una palmadita en la espalda. Todo ello por esta cuestión que tan bien comentas de que muchos confunden la duración y el número de actividades realizables de estos títulos por calidad la calidad del mismo, cuando no es así. Vale que el concepto “mundo abierto” es goloso para jugadores y desarrolladores, pero a la que haces cinco veces el mismo tipo de misión secundaria, pues evidentemente acaba cansando y la conclusión es obvia: mas no es necesariamente mas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top