5 de agosto de 2021

Retroactual

Blog sobre videojuegos antiguos y actuales. Análisis y opiniones.

Portada » Mundos abiertos, virtud y defecto
Mundos abiertos Horizon Zero Dawn Mapa

Mundos abiertos, virtud y defecto

Como cualquier otro género, los juegos de mundos abiertos tienen sus virtudes y sus defectos. En este post reflexiono sobre ello...

Llevo un par de semanas jugando de nuevo al “Horizon Zero Dawn” de Playstation 4. Y lo hago no solo con la intención de disfrutar de nuevo de la historia de Aloy sino de exprimirlo a tope. La primera vez, que fue casualmente hace un año, no pude porque se me acabó atragantando de tanto que había por hacer. Ello, junto al análisis que hizo el compañero Spiegel sobre “Kingdom Come Deliverance” en su blog (que podéis leer aquí), me lleva a reflexionar, como tantos otros han hecho, sobre el concepto actual de “mundos abiertos” en los videojuegos…

De un lado a otro, una y otra vez

Seguro que muchos habéis visto eso de valorar un juego en base a su duración, ¿verdad? Es decir, a más horas, mejor es el título en cuestión. El problema no es si este da para más horas o menos sino qué se hace durante ese tiempo porque si lo que nos propone no es entretenido, será tiempo perdido. O, al menos, así se sentirá. A pesar de ello, los creadores de juegos actuales del género siguen apostando por mapas enormes repletos de tareas de todo tipo, a menudo siguiendo un mismo patrón que, antes o después, acaba cansando al jugador.

Lo cierto es que se hace cada vez más difícil no ya sorprender sino simplemente entretener al usuario de esta clase de juegos porque se acaba teniendo la percepción de que va a ser “más de lo mismo”. Ello, en títulos que ofrecen tanto contenido, puede llegar a ser más un defecto que una virtud.

Hay que decir no obstante que no estamos obligados a hacerlo todo, si bien se nos incentiva a ello como, por ejemplo, en el mencionado “Horizon Zero Dawn” con diversos trofeos por hallar una serie de objetos o terminar un conjunto de tareas. Podemos verlo como minijuegos que complementan el desarrollo principal, a los que somos libres de jugar o no sin que la experiencia general se vea perjudicada.

Mundos abiertos, ¿vacíos o llenos?

¿Qué queremos entonces, mundos abiertos repletos de contenido o carentes del mismo? Creo que esto ya depende de cada uno. Es decir, de las preferencias y gustos propios. De si somos de los que nos interesa hacer solo lo principal o buscamos abarcar todo lo que se nos ofrece. Yo soy más de esto último pero tampoco me apetece tener, como dije antes, “más de lo mismo”. Es por ello que va a ser complicado que, a corto plazo, caiga otro “Horizon” en el sentido de un juego con características similares pero tampoco voy a cerrar la puerta a todo lo que pueda venir.

Y respecto a lo de “lleno o vacío”, la verdad es que me da lo mismo porque, haya mucho o poco que hacer, lo que me importa es disfrutar en el proceso aunque, como ocurre en la vida real, no siempre sea posible. No es menos cierto sin embargo que el jugador, en lineas generales, se ha acostumbrado a hacer las cosas una sola vez. No le gusta repetir según qué tareas y, cuando eso sucede, se siente mal y piensa “otra vez esto, no, por favor…”. Y eso es lo que hace que esta clase de contenido tenga la fama que tiene.

Aceptando las cosas como son

Puede parecer una visión conformista pero, a día de hoy, es la que hay. No queda otro remedio puesto que, se haga lo que se haga, siempre habrá quienes no estén de acuerdo. La clave está, y me remito de nuevo al mencionado artículo de Spiegel, en que seamos capaces de “conectar” con el juego, con su universo y lo que este nos ofrece. Ello asegurará la diversión, al menos, en la parte principal.

Yo tuve la fortuna de hacerlo con “The Elder Scrolls IV: Oblivion” y con este “Horizon Zero Dawn”. Con “Skyrim” también lo hice durante un tiempo pero aquello terminó y no me apetece volver al susodicho título, cosa que no ocurre con los dos antes mencionados. De modo que, al final, no es tan importante el contenido como lo que nos haga sentir. Los videojuegos de mundos abiertos seguirán existiendo y los veremos evolucionar. Cómo lo harán ya es algo sobre lo que solamente podemos especular.

Te pueden interesar