Mercado retro: devaluación y especulación

Mercado retro: devaluación y especulación. Precios de juegos, música y cine en una tienda cualquiera.

La imagen es solo un ejemplo (y no el peor) de algo que llevo viendo en el mercado “retro” desde hace mucho tiempo. ¿A qué me refiero? A la especulación y devaluación que existe en el mismo, dependiendo del sector. Así, mientras que los precios de los videojuegos antiguos no han parado de subir con excusas como la escasez de unidades o un formato obsoleto, no sucede lo mismo en otros que, a menudo, comparten esto último.

¿Un problema de oferta y demanda? Quizá, pero ello no justifica las enormes diferencias que se llegan a ver y que, en mi opinión, evidencian el engaño al que se nos ha sometido a los jugadores. Un engaño que, como siempre, hará que unos pocos se acaben lucrando a costa del resto pues, por desgracia, siempre hay quien pasa por el aro. Y como basta uno/a para hacer negocio, pues ahí seguimos por mucho que la mayoría pueda y quiera (o no) negarse a ello…

Sobre la demanda real de juegos “retro”

Aunque no son mayoría, en Internet hay muchas personas que disfrutan de los juegos “retro” y que se muestran sumamente activas. Pero a nivel comercial, más allá de páginas como eBay o Todocolección no parece que haya mucho más donde buscar. Y menos a nivel presencial, es decir, en tienda física, donde franquicias como Cash Converters o CeX tuvieron gran peso hace un tiempo pero que hoy ya no son ni la sombra de lo que fueron en este sentido. Por poner un ejemplo, donde yo vivo solo existe un par de tiendas independientes que se dediquen a este mundillo del comercio “retro”. Y como os podéis imaginar, sus precios no son precisamente bajos.

El comercio de esta clase de material ha decaído claramente y lo seguirá haciendo en el futuro. La pandemia ha tenido mucho que ver en esto ya que en los eventos “retro” era donde, a corto plazo, más se vendía a pesar del para nada descartable encarecimiento de precios que se pudiera producir durante esos días para obtener más beneficios. Obviamente no puedo probar que ocurriese pero la sospecha de esto siempre ha rondado mi mente porque llevarlo a cabo es algo muy tentador y no serían los primeros en hacerlo. A pesar de todo, los precios se mantienen o incluso suben, al contrario de lo que sucede con la música (a excepción del vinilo, otro nicho de especulación) o el cine. Y yo me pregunto…

¿Nadie quiere ya oír música o ver cine en soportes clásicos?

Es lo que uno piensa cuando recorre tiendas de segunda mano o rastros en los que encuentra discos y películas en formatos ya obsoletos o incluso todavía en uso y ve los precios de cada unidad. Es cierto que tanto de un ámbito como del otro existe una gran variedad de títulos pero también la hay en los videojuegos. Lo es que muchas obras son de escaso o nulo interés para una parte de los usuarios, algo que sucede igualmente con los videojuegos…

Eso sin olvidar la necesidad de disponer de aparatos específicos para reproducir determinados formatos. Y aquí nuevamente existe una equivalencia con el mundo del videojuego pues, al igual que para visionar una cinta de vídeo se requiere de un reproductor del mismo, también para la mayoría de videojuegos viejos necesitamos de su hardware original o, al menos, de uno que sea capaz de reproducirlos.

Podríamos achacar esta diferencia al estado del producto pero este argumento tampoco se sostiene porque, por muy bien cuidados que permanezcan, el precio sigue siendo irrisorio en el caso de los discos y películas mientras que los videojuegos pueden ser caros incluso aunque les falte la caja o el manual, elementos que a menudo llegan a tener más valor que el propio juego.

Las comparaciones son odiosas: los discos…

Quizá no tenga comparación una cinta VHS/Beta con un cartucho pero hay formatos que sí se pueden comparar puesto que se han usado para todo (audio, vídeo y juegos) y tienen por tanto los mismos puntos a favor y en contra en términos de funcionamiento y conservación.

Voy a empezar por los CDs y DVDs, formatos que llevan con nosotros muchos años tanto en el mundo de la música y el vídeo (cine o televisión) como en los videojuegos. No existen diferencias entre los discos utilizados por cada uno de estos sectores más allá de la capacidad requerida para almacenar su contenido pero, a pesar de ser del mismo material y tener a priori la misma resistencia, lo habitual es que en los casos de la música o el cine su precio acabe siendo de céntimos mientras que en el de los videojuegos la cifra llegue, algunas veces, a situarse incluso por encima de la que tuvo en origen.

… Y los cassettes

Y lo mismo podemos decir de las cintas de cassette, utilizadas para la música pero también en los famosos ordenadores de 8 bits que muchos hemos tenido o tenemos en casa. El formato es exactamente el mismo. De hecho, lo que hay grabado en las cintas de Amstrad o Spectrum solo es sonido. Un sonido, eso sí, que la máquina interpreta y traduce a su propio lenguaje. Vamos, que nadie piense que en la cinta magnética está grabado el código del programa porque no es así.

Sin embargo, vemos igualmente que mientras una cinta de música casi te la regalan, por un juego en el mismo formato se piden cantidades muy superiores. También en este caso algunos títulos llegan a costar mucho más de lo que valieron en su día, lo que demuestra el grado de especulación existente en este mundillo. Y poco importa el más que posible deterioro de esta clase de material, que se produce de manera inevitable con el paso del tiempo…

Rarezas las hay en todas partes

Dado que el formato en sí mismo no justifica para nada el precio que muchos piden, podríamos agarrarnos a la rareza de algunos de los juegos, sea porque en su momento ya se pusieron a la venta pocas unidades o porque, con el tiempo, estas se han ido perdiendo. Pero también ocurre esto con los CDs de música o las películas. Es más, con el tiempo acabarán siendo sumamente raros porque está claro que llegará un momento en el que se dejen de vender. Y si alguien no me cree solo tiene que echar un vistazo a este artículo que demuestra una tendencia a la baja sumamente notable en los últimos años.

Volviendo al tema, yo mismo poseo discos que, a día de hoy, son prácticamente inencontrables en el mercado porque ya tienen muchos años. ¿Creéis que, de adquirirlos ahora, iba a tener que pagar por ellos decenas o cientos de euros/dólares)? Ya os digo yo que no. Ahora, si hablamos de un videojuego, la cosa cambia. Y esto, que durante años se ha visto como algo normal, ha llegado a un punto en el que es necesario pararse a pensar si debe ser así o puede haber otra opción.

Conclusión sobre el actual mercado de lo “retro”

La verdad es que, visto lo visto, yo solo veo dos posibles opciones. Bueno, en realidad tres pero dado que una de ellas es quedarse de brazos cruzados y, como comenté en otro post, aceptarlo sin cuestionarse nada, solo nos resta elegir entre subir el precio de venta de los formatos ahora devaluados o bien bajar los que están inflados porque, en condiciones similares de antigüedad y disponibilidad, no es de recibo que haya tanta diferencia entre unos y otros.

¿Y cómo se podría hacer esto último? Muy sencillo: no pagando lo que se pide por el producto. Ya veríamos entonces si los precios terminaban cayendo o no. Y si los poseedores del material deciden al final no venderlo porque no van a ganar lo que esperan, pues que así sea porque, por fortuna, a día de hoy existe una amplia variedad de posibilidades mediante las que se puede acceder a prácticamente todo sin tener que hipotecarse.

Está muy bien revivir y disfrutar las viejas experiencias en su esencia original pero, como tantas otras cosas, su comercio, cada vez más abusivo, se nos está yendo de las manos…

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

8 thoughts on “Mercado retro: devaluación y especulación

  1. Buen artículo ,al final el precio de cualquier producto lo marca la oferta del mismo frente a su posible demanda,lo sabemos bien porque nos dedicamos a la venta .En lo referente al producto Retro se podría añadir a la ecuación la nostalgia que nos produce para aquellos que vivimos la época en la que el producto no era Retro.Al final es cierto que algunos productos se han disparado en precio en el mercado con la escusa de la escasez del mismo pero no tiene sentido si no hay demanda.

    Merkamas.com

    1. Está claro que el factor nostálgico influye y es eso precisamente a lo que muchos se agarran para arañar posibles beneficios. Y en el momento en el que alguien lo paga, el ciclo se repite y se araña un poco más. Por eso algunos juegos llegan a costar unas cantidades absolutamente desproporcionadas. Luego están los casos que ya son ridículos (esos que piden cientos o miles de euros) pero que también afectan al resto.

      Todo lo contrario que sucede con los otros sectores descritos donde parece que ni siquiera la nostalgia es elemento suficiente para justificar un precio mayor del que vemos a menudo. Pero sigo pensando que ni estos últimos merecen tal desprecio ni los primeros verse como se ven por las nubes. Máxime teniendo en cuenta que, realmente, no somos tantos los que nos interesamos por material original de épocas pasadas. Veremos si con el tiempo las cosas cambian…

      Gracias por pasaros a leer y comentar. Saludos.

  2. Como ya te comentaba esta mañana por Tuiter, tenemos una opinión bastante similar al respecto.

    En mi caso, llevo coleccionando retro desde principios de los 2000, por lo que he podido ver de primera mano como se iba hinchando la burbuja hasta llegar al nivel de absurdismo que tenemos hoy en el que cualquiera que tenga un juego antiguo, se piensa que tiene un tesoro que debe vender a precio de escándalo.

    Todo ello creo que viene propiciado ya no solo por un tema de oferta y demanda, sino por el boca a boca. Hay mucha gente que no tiene ni puta idea de lo que tiene entre manos, pero alguien por ahí le ha dicho que ese juego de la “plei 1” que tiene, a día de hoy vale una pasta. En ese momento, el primero seguramente se venga arriba mientras frotándose las manos pensando en el negocio que va a hacer y lo pone a un precio absurdo en Wallapop provocando un efecto dominó. Y para que se entienda lo que quiero decir, permíteme que ponga un ejemplo. El único juego con el que he pasado por el aro, ha sido Panzer Dragoon Saga para Sega Saturn. Llevaba buscándolo prácticamente desde su salida, y es un juego que realmente quería. Hace 10 años, lo normal era encontrarlo en torno a los 200 euros PAL, allá por el 2018 los precios rondaban los 400 euros, este año, cuando por fin me tiré a por él, lo hice por dos motivos. El primero, que conseguí dar con una unidad a un precio que si bien no eran los 200 euros de hace 10 años, tampoco eran 400. Me salió por una pasta, sí, pero no me arrepiento (para una vez en la vida que hago una locura así tampoco me voy a arrepentir) y menos cuando ahora te pones a mirar y ya ronda los 800 o incluso 1000 euros. A eso iba con el efecto dominó, uno compra, luego vende más caro, y el resto de vendedores empiezan a subir el precio.

    Para mí en estos casos, tiene más culpa el comprador que da lugar a que se sigan viendo precios así, que el propio vendedor que al final es muy libre de poner a sus cosas el precio que le salga del ciruelo por injusto y descabellado que éste sea. Otra cosa es que haya gente dispuesta a alimentar el círculo vicioso que nos ha llevado a la situación actual. El porqué, no lo sé. Tu comparación con el cine y la música es muy acertada, pero creo que en los juegos hay un fuerte factor de nostalgia, y muchas cosas que no se llegan a reeditar jamás. Hay películas que llevan años reeditandose, lo mismo pasa con la música. Con los juegos, en cambio, no siempre es así habiendo casos en los que un juego se queda en una plataforma y no aparece ni siquiera en recopilatorios.

    En cuanto a lo de alimentar esta espiral de vicio y desmesura, queda ya en manos de cada uno. En este caso yo mismo me podría declarar culpable. Compro mucho retro a sabiendas de que los precios no son los óptimos, pero como te decía para gastarme 60 euros en un juego digital, prefiero gastarmelos en un juego retro que siempre quise y no pude tener. Y por norma general, ese suele ser mi tope (realmente la única vez que me lo he saltado ha sido con PD Saga, pero como conocedor de Saturn creo que puedes llegar a entenderme).

    Sea como sea, pienso que tarde o temprano y como toda burbuja, acabará pinchando. Básicamente porque si los precios siguen subiendo a este ritmo, llegará un momento en el que deje de haber demanda. Además el que es coleccionista, suele buscar cosas precintadas, por lo que con un poco de suerte, los que queremos los juegos tanto para jugarlos como coleccionarlos tendremos la oportunidad de encontrarlos a precios más o menos potables. También pienso que hay que tener paciencia y saber buscar. Yo por ejemplo tengo una lista de cosas que quiero y que voy buscando periódicamente hasta que doy con un precio que estoy dispuesto a pagar, pero no todo el mundo sigue esa pauta. Ya te digo que hay cosas que he tardado hasta 15 años en conseguir a un precio que me cuadrase, como por ejemplo P.N.03 que lo conseguí por poco más de 30 euros.

    En fin, que no me enrollo más, me ha parecido muy interesante tu artículo y coincido con él, aunque como te digo, pienso que en algún momento todo esto tendrá que pegar un bajón.

    Un saludo Emilio!

    1. Yo no llevo tanto tiempo (creo) pero el suficiente para, como tú, ver cómo se ha ido inflando la cosa (y espero ver también como revienta). Y coincido con que el responsable es el cliente, el comprador, que a fin de cuentas es el que hacer mover el dinero. Pero como bien dices, el “boca a boca” ha hecho más mal que bien. Y en ambos sentidos porque al igual que cuando a alguien le han dicho o ha visto que tal juego valía un dineral, con el caso del cine y las películas se ha dado el mismo efecto pero a la inversa, y si alguien pedía más de “lo estipulado por el mercado” pues ya sabía que no lo iba a vender a no ser que tuviera mucha suerte.

      También el factor nostalgia cuenta. En efecto, música y cine se reeditan con cierta frecuencia y muchos juegos no. Ahora, me da que con la vorágine de contenidos actual, que se quedan obsoletos enseguida, me da que no vamos a ver muchas reediciones futuras. Y también pienso que algún día, ya sea por un cambio de tendencia, porque la gente se harte de que la estafen (o lo intenten) o porque los propios usuarios de esta clase de material dejemos de tener interés o ya no estemos para mantenerlo vivo, esto de lo “retro” se acabará muriendo o, como poco, reducido a un corpúsculo de cuatro nostálgicos.

      Pero no quiero finalizar sin contarte una cosa muy particular (bueno, a ti y a todo el que lea esto). Es muy curioso descubrir que algo que hiciste en su momento tiene su réplica, prácticamente calcada, en otra persona a la que no conocerás hasta mucho tiempo después. Me explico: has relatado cómo te hiciste con el “Panzer Dragoon Saga” pero, ¿y si te dijera que yo hice lo mismo, con el mismo juego y que pagué una cantidad similar? Pues así es, porque yo también me encontré un día con este gran juego que nunca pude tener y no dudé en hacerme con él a pesar del gasto. Entono pues el “mea culpa” porque yo también he contribuido a lo que critico ahora pero no es menos cierto que, de haberse dado ahora el caso, con mi idea actual, seguramente no lo habría hecho entre otras cosas porque no me lo puedo permitir. Ah, y también ha sido el único juego por el que he pagado tanto. Volvemos a coincidir, jejeje…

      Un comentario extenso pero tan bien argumentado (en tu linea habitual) no merecía sino una respuesta igualmente larga y, espero, a la altura de tu exposición. Gracias como siempre Suso por pasarte por el blog y compartir tus opiniones. Saludos.

      1. Voy a intentar ser breve XD Para mí el boca a boca a hecho mucho, no sé como será el tema en el mundo de las películas y la música porque por norma general no he tenido problemas a la hora de encontrar películas y la música que yo escucho hace mucho que dejó de estar de moda y lo más moderno que suelo escuchar hace mucho que pasó a mejor vida XD Pero en el caso de los videojuegos es muy evidente el efecto llamada. Si decidí que había llegado el momento de pillar Panzer Dragoon Saga, era porque ya empezaba a ver unidades entre los 600-700 euros, y efectivamente, 6 meses después ese es el precio que ronda.

        El retro yo creo que terminará siendo algo de los cuatro nostálgicos que sobrevivamos, los chavales de hoy en día no tienen tanto interés en ello y para ellos lo “retro” será lo que estén viviendo ahora. Terminará siendo un mercado aún más de nicho. Piensa que la media de edad de la mayoría de gente interesada en el retro está entre los 30-40 años. Los gente más joven si se interesa suele hacerlo a través de la emulación o recopilatorios o reediciones digitales, pero a la mayoría les da igual tener una copia física porque no lo vivieron en su momento.

        Más allá de eso, hay mucha obsesión con las versiones PAL España, ya no sé si por nostalgia de tener lo que salió aquí o por rareza debido a la escasa distribución que tuvieron muchos juegos aquí. A mí personalmente me da bastante lo mismo pillar versiones PAL UK o de otros territorios siempre y cuando sean multiidioma o como mínimo en inglés. Incluso en Saturn he tirado mucho de japonés en juegos arcade, o similares que no requieran un dominio del idioma.

        Para terminar, me ha flipado la coincidencia con Panzer Dragoon, Dios los cría y ellos se juntan XD Aunque en este caso concreto puedo llegar a “justificar” su compra aunque el precio sea exagerado (bueno, a 800 euros ya me parece una barbaridad), me explico. Se trata de un juego cuya distribución fue realmente escasa, si no me falla la memoria, a nivel europeo se distribuyeron 5000 unidades. Repito, 5000 unidades a nivel Europeo, de risa. La versión japonesa que tuvo mayor distribución y se encontraba realmente barata hace unos años, tiene dos problemas: el idioma, y que el juego es MUY especial con los cartuchos de salto de región. O sea, o tienes una Saturn japonesa, o no te saltas la restricción. Por otro lado es un juego que más de 20 años después sigue sin ser emulable, si mal no recuerdo hay cierto punto en el que las texturas colapsan y es imposible seguir avanzando. A todo eso hay que sumarle que es probablemente una de las mayores joyas de Saturn, yo no lo he terminado aún porque estoy esperando a las vacaciones de verano para dedicarle horas sin estar pendiente del tiempo, pero las 7-8 horas que he podido jugar, me han parecido sublimes. Por tanto, ¿es obscenamente caro? lo es, pero si realmente lo quieres, creo que por una vez en la vida que hagas una locura tampoco va a pasar nada, y supongo que como poseedor del título me entenderás XD

        No me enrollo más. Lo siento Emilio, se me ha vuelto a ir de las manos. Espero que llegues vivo al final del mensaje.

        1. Pienso exactamente lo mismo al respecto del interés de la juventud por el material “retro” porque, aunque pueda haber excepciones, a la mayoría no le va a interesar algo que no ha vivido como nosotros. Es que es normal puesto que carecen del vínculo emocional que los veteranos sí podemos tener…

          Lo de la obsesión por el PAL sí que es algo que desconocía o, más bien, en lo que no había reparado pero tienes razón. Supongo que será un poco de todo, es decir, nostalgia y dificultad de hallarlo. En cualquier caso, son muy caros y la tendencia es al alza, al igual que está pasando según me dijeron ya con los japoneses, dado que la gente se está yendo hacia ese lado y claro, los vendedores tratarán de aprovechar el “buen momento”.

          Y respecto al “PD Saga”, fíjate que yo tenía entendido que no fueron 5000 sino menos todavía, unas 1200 leí una vez, las que se distribuyeron en Europa. A eso hay que sumarle que el código original se perdió, por lo que no es posible portarlo a sistemas actuales. En cuanto a la emulación, ahí por vez primera en esta conversación tengo que discrepar porque yo me he pasado el juego dos veces, la primera emulado y no tuve ningún problema.

          Tienes razón en lo de que, si se trata de algo excepcional, por una vez no pasa nada. Es más, en este caso su excepcionalidad está justificada, al menos en parte. El problema es cuando empiezas a ver demasiadas excepciones, que es lo que está pasando actualmente pero bueno, como pasa con todo, si un día vino en otro se acabará yendo. Ley de vida…

          Gracias de nuevo por compartir conmigo y con el resto de lectores tu opinión sobre este asunto. Saludos.

  3. La verdad es que aunque estoy de acuerdo con lo que se expone en el articulo, pero pienso que comparar videojuegos con cine o música retro, a la hora de comprar no es del todo acertado, ya que aunque habrá mercancía de otros sectores que también tenga su cierto valor nostálgico, no mueven a la misma gente, ni tienen el mismo factor tanto a nivel de nostalgia, como adquisitivo que si tiene el ocio electrónico.

    A día de hoy, el mercado de lo retro es el que es, para cada maquina y no estar dispuesto a pagar, implica ponerse a buscar y tener suerte, si no, pasar por el aro y comerte lo que te toque pagar por ciertos juegos, porque a día de hoy, dada la demanda que hay, y el nivel de lujo que están tomando ciertos productos, o lo emulas, o si lo quieres físico, toca sufrir el FOMO, porque si existe escasez de determinados videojuegos, ya que o bien salieron pocas copias, o las que salieron las tienen cuatro tíos, que no te las van a vender o si lo hacen se ajustara al precio de mercado que hay, y que para muchas consolas no es precisamente barato.

    Tampoco se aplica a todos los videojuegos precisamente, pero es que el que colecciona por ejemplo, Super Nintendo, coleccionara usualmente, lo gordo de la maquina, y eso vale pasta, porque no es lo mismo comprar un Terranigma, que es un Bugs Bunny. Y por desgracia eso la gente ya lo esta empezando a saber, hasta los que tienen menos idea.

    Es una mierda, pero los videojuegos retro se están convirtiendo en un bien de lujo, y exceptuando sistemas modernos como PS2, PS3, PS4, Wii, Algunos juegos de GameCube o Xbox360, la mayoría vale lo que vale. E incluso con estos sistemas acabara llegando a ese nivel, así que si los queremos físicos, por desgracia hay que aprovechar ya, si no, nos encontramos la sorpresa en unos años.

    Poco más Emilio, gran articulo y un saludo ^^

    1. Yo estoy convencido de que la demanda de material “retro” no es tanta como se nos quiere hacer creer, y prueba de ello son todos los cambios que llevamos viviendo desde hace unos años. Cambios que ningún jugador veterano aceptaría de primeras pero a los que tiene que plegarse porque los nuevos jugadores sí los quieren. Si los que disfrutan lo de antes fuesen mayoría, otro gallo habría cantado pero ya sabemos que no es así. Por otra parte, si bien el factor nostalgia influye solo es porque se ha sabido incentivar a causa de lo que vivimos durante la generación PlayStation 3/XBox 360, donde comenzamos a ver las costuras del sistema actual. Fue entonces cuando mucha gente echó la vista atrás de manera masiva por vez primera en la historia de este mundillo y aunque se produjo un “boom”, este ya no tiene la fuerza de entonces. Eso es al menos lo que yo veo.

      Lo que sí es cierto es que no se puede aplicar a todos los juegos pero otra cosa que estoy viendo es que cada vez son más títulos los que comienzan, como dices, a ser “artículo de lujo”. Esto, como todo lo demás, se ha ido aceptando pero no debería ser así. Para mí, no valen lo que se pide por ellos y ojalá toda la gente empezara a darse cuenta de ello porque, como digo al final, se nos está yendo de las manos. Eso sí, no creo que con los sistemas actuales llegue a pasar lo mismo porque, para cuando sean algo “retro”, ni la gente joven ni los veteranos vamos a tener interés en recuperar o adquirir nada, unos porque tendrán algo mejor y los otros porque a lo mismo ya ni sigamos jugando…

      Gracias por pasarte y compartir tu opinión sobre el tema, Spiegel. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top