La trampa de “Mortal Kombat”

Mortal Kombat: UMK3

Puede parecer que ando buscando polémica pero no es así. Quiero que me lean y que opinen pero nunca imponiendo mi visión. Sin embargo, esta vez voy a situarme un poco más cerca de la fina linea que separa ambos “mundos”, por lo que imagino que habrá quien lo vea de un modo o del otro. ¿Y de qué voy a hablar que, pienso, puede causar (o no) tanto revuelo? Pues de cómo se perciben determinados juegos, para bien o para mal, en función de la transmisión de lo que ellos se cuenta sin que siempre dicho mensaje se aproxime a la realidad. En otras palabras, lo infravalorado o sobrevalorado que esté un título sin tener en cuenta según qué detalles. Aunque nombraré otros títulos, el centro de atención hoy será la saga “Mortal Kombat”, en concreto sus por muchos recordadas primeras entregas…

“Mortal Kombat”, una revolución en su momento

Así podemos catalogarlo sobre todo por su apartado visual, con personajes perfectamente digitalizados y una recreación de la violencia que, como todos los que vivimos aquellos años bien sabemos, escandalizó hasta tal punto que su aparición propició el nacimiento de los códigos de restricción de edad como el PEGI. Por supuesto, la saga creada por Midway no llegó a lo más alto solo por esto, también por su historia y amplio plantel de luchadores, que fue creciendo entrega tras entrega.

“Y por su jugabilidad”, me diréis. Pero en este caso tengo que hacer ciertas objeciones, de las cuales solo me he ido dando cuenta con el paso del tiempo. Es normal que pensáramos entonces que estábamos ante un muy buen juego porque éramos chavales impresionados por, como dije, el apartado visual y sobre todo por los “fatalities” que acababan con uno de los luchadores en mayor o menor medida destrozado. Pero cuando se alcanza cierta madurez y conocimiento técnico es cuando se empiezan a ver las costuras y a ser consciente de que, al menos en ciertos aspectos, a lo mismo estos juegos no eran tan buenos como siempre hemos creído…

El maltratado “Rise of the Robots”

Pero antes de meterme en el lodo, voy a hablar como dije de otros juegos del género que corrieron distinta suerte. Y empezaré por el que ha dado pie a que escriba este post: “Rise of the Robots”. No voy a deciros que es un modelo a seguir porque os estaría mintiendo pero sí que no es ni mucho menos lo que de él se ha dicho, se dice y se seguirá diciendo porque el mensaje ha calado tan hondo que, como pasa con muchos otros juegos denostados por los “expertos”, su mala imagen ya no hay quien la cambie.

“Rise of the Robots” parte con la premisa de intentar ser revolucionario en su apartado técnico, de ahí que ofrezca personajes y escenarios recreados mediante gráficos pre-renderizados que tan buena acogida tendrían en títulos como la saga “Donkey Kong Country” y “Super Mario RPG” en el caso de Nintendo o el no menos famoso “Sonic 3D” en el de Sega. Pero a pesar de contar con buenos diseños y suaves animaciones, en lo jugable no fue todo lo bueno que se esperaba. Es obvio que en este apartado “Rise of the Robots” presenta ciertas carencias en comparación a los grandes títulos de la época, si bien lo que tiene se puede usar con comodidad aunque no sea nada fácil llegar al final. Al menos no para mí, ya que no lo he logrado nunca…

Pero no fue el único…

Todos sabemos que el rey por aquel entonces era el genial “Street Fighter II” de Capcom, el juego que hizo renacer el género, el que lo empezó todo. Fue tal su éxito que tuvo diferentes versiones que, poco a poco, fueron puliendo la obra original. Pero hay una que, en palabras de la “crítica especializada”, fue la “oveja negra”, esa que nunca debió ver la luz, la mancha en un historial hasta ese momento impoluto. Me estoy refiriendo, si no lo habéis intuido ya, a la entrega desarrollada para la película protagonizada por Jean Claude Van Damme: “Street Fighter The Movie”, que contó con dos versiones diferentes, una para arcade y otra para Saturn y PlayStation (no sé si llegó a alguna consola más, creo que no).

No voy a hablar de esta última porque pienso hacerlo en un análisis futuro pero sí lanzaré una cuestión al respecto para que quien quiera me la responda: Si dicha entrega basa su jugabilidad en el “Super Street Fighter II Turbo” y los actores recrearon todos los movimientos, especiales incluidos… ¿cómo es posible que, en este aspecto, uno sea recordado como algo sublime y el otro como todo lo contrario? Y puedo afirmar que son prácticamente idénticos porque he jugado mucho a ambos, lo bastante como para poder compararlos y saber que, salvo en la velocidad, no hay mayor diferencia entre ellos. Así que, incluso tras tantos años, sigo sin entender el por qué del distinto trato hacia uno y otro.

Volvamos a “Mortal Kombat”

No he querido ponerme a hablar de “Mortal Kombat” antes porque quería no solo dejar constancia de al menos los dos ejemplos anteriores sino hacer énfasis en el aspecto jugable de los mismos. Y cuando mencione lo que pienso sobre “Mortal Kombat” en este sentido, espero que comprendáis por qué lo he hecho. Las preguntas que muchos os estaréis haciendo son: ¿y qué hay de malo en su jugabilidad? ¿Acaso se maneja mal? ¿No responde bien el personaje a las órdenes del jugador? Nada de eso, pero hay un detalle que si bien al principio no resultó muy evidente, sí se puede apreciar en las últimas entregas (de la época). Hablo de la inteligencia artificial aplicada al juego o, más bien, de la total ausencia de la misma.

Un reto con trampa

Dejad que vuelva por un momento a “Street Fighter II”, aunque lo que vaya a comentar no sea algo exclusivo de este juego. En el clásico de Capcom, cada personaje tiene un comportamiento determinado. O sea, se mueve y actúa de una manera concreta, y somos nosotros los usuarios los que debemos descubrir en ello sus puntos fuertes y débiles, y obrar en consecuencia. Pero en “Mortal Kombat” no sucede lo mismo y si no me creéis solo tenéis que hacer la prueba que voy a mencionar a continuación.

Llegados a un punto del desarrollo de la partida y dependiendo de la dificultad escogida, el luchador controlado por la máquina comenzará a comportarse de una manera distinta a la esperada. No es que se mueva más rápido o nos quite más. No, lo que hará será actuar en función de lo que hagamos nosotros, de forma que será casi imposible golpearle. Mantendrá la misma distancia de separación siempre que sea posible y reaccionará siempre de la misma forma ante cada ataque. La conclusión a la que he llegado es que lo que hace el juego en este caso no es otra cosa que leer los comandos ejecutados por el usuario. Eso me dice que aquí no hay inteligencia artificial alguna y que, por supuesto, no es algo para nada divertido.

“Mortal Kombat”, leyenda a pesar de todo

Entonces, ¿no merece la fama que ha cosechado a lo largo de todos estos años? Bueno, dejando a un lado las nuevas entregas que, personalmente, no me dicen nada, pienso que gran parte del cariño que se le tiene a “Mortal Kombat” desde entonces se debe sobre todo a las partidas entre amigos, donde lo antes mencionado no es ningún problema.

De todos modos tengo que añadir otro punto negativo, y es el desequilibrio existente en las diferentes plantillas. Guste o no, aquí sí podemos hablar de luchadores mejores y peores porque, dependiendo de nuestra elección, será más fácil o difícil hacer frente a los combates. Cosa que no ocurre, por ejemplo, en “Street Fighter II”, donde a pesar de las diferencias, existe un buen equilibrio entre los personajes y prueba de ello es que es posible terminar el juego con todos. Sin embargo, nunca conocí a nadie que pudiera decir lo mismo de los primeros “Mortal Kombat”

En definitiva…

Depende de quienes hablen y de cuándo que algo, con el tiempo, alcance el cielo o el infierno. Tened en cuenta que he hablado principalmente de “Mortal Kombat” pero existen muchos otros juegos a mi juicio sumamente sobrevalorados como también los hay en el extremo opuesto. Es un tema complejo, imposible en tanto nuestros gustos personales entren en juego, pero hay cosas en las que se puede ser objetivo si se presta la suficiente atención y creo que lo expuesto sobre la saga de Midway cumple esta condición.

Si habéis llegado hasta aquí, os habréis formado vuestra propia opinión al respecto, la cual puede ser como la mía o totalmente opuesta pero no voy a entrar, como dije al principio, en tratar de convenceros. Lo aquí dicho es lo que yo pienso en base a lo que veo, a lo que conozco, a lo que he vivido, en definitiva a mi propia e intransferible experiencia. Y como me suele suceder, cuando tengo algo dentro y siento que debo sacarlo, aquí vengo a dejar constancia de ello…

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

2 thoughts on “La trampa de “Mortal Kombat”

  1. ¡A las buenas!

    Si no estoy equivocado, lo que comentas de que la IA leía tus comandos y actuaba en consecuencia, me suena de que también pasa en las versiones de recreativas de Street Fighter 2. En ciertos momentos se hace imposible terminarse el juego.

    Como fanático de los juegos de lucha, te puedo decir que yo siempre amé Mortal Kombat por su violencia, su estética, su historia y sobre todo por sus personajes (siempre me han gustado mucho Baraka, Goro y Kano). Pero en lo jugable… Pues no es un juego que me enganche demasiado, la forma que tiene todo de moverse no me termina de llamar. Todo lo contrario que con Street Fighter, Tekken o The King of Fighters, por citar algunos, en los que la experiencia de juego, y en definitiva, el cómo se siente manejar a los luchadores sí es muy satisfactoria y divertida.

    ¡Un abrazo!

    1. He de decir que eso que comentas sobre “Street Fighter II” no lo recuerdo igual que en “Mortal Kombat”, aunque las versiones posteriores (“Turbo” y “Super”) ya tenían de por sí una dificultad bastante elevada. En los títulos “normales” (el original y la “Champion Edition”) nunca tuve esa sensación. Era simplemente una cuestión de poner atención a la rutina de cada personaje y buscarle el punto débil. No obstante, se sabe que el juego hacía “trampa” en ocasiones, quitando más vida de la que debía pero creo que eso también puede estar relacionado con el nivel de dificultad aplicado al mismo.

      Donde sí coincido es en las sensaciones al manejo, y creo que esto es muy importante porque es lo que hace de verdad que un juego se disfrute más o menos, o no lo haga incluso. No quiero decir con esto que el manejo en “Mortal Kombat” sea malo pero los hay mejores en este sentido. Gracias Empepinao, como siempre, por pasarte y dejar tu opinión. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top