Dr. Muto

Dr. Muto Logo

Normalmente suelo analizar aquellos juegos que he disfrutado. Sin embargo, a veces también hay que sacar la fusta para poner en su sitio aquello que no ha sido una experiencia agradable como la que he vivido con este “Dr. Muto”. Y no es que sea un mal juego. No lo es pero ya os aviso a quienes oséis adentraros en su propuesta que os vais a encontrar con un verdadero desafío solo al alcance de los más habilidosos y, sobre todo, pacientes. Porque, a pesar de que me considero uno de estos últimos, incluso a mí me ha sacado de mis casillas en varias ocasiones

Dr. Muto: problemas de un genio incomprendido

El Dr. Muto, desde que era niño, mostró siempre una enorme inquietud y tenacidad por la ciencia creativa, si bien sus experimentos no fueron lo que se dice un éxito. Ahora se enfrenta a su mayor reto: recomponer su propio planeta, destruido durante lo que él pensaba que solo había sido un mal sueño. Para ello, deberá visitar otros mundos próximos, dominados por una corporación llamada Industrias Burnital con el objetivo de recuperar las piezas del Genitor 9000, aparato que necesita para volver a juntar los trozos desperdigados por el espacio. También tendrá que hacerse con el combustible, un mineral llamado Terra y la mayor cantidad de isótopos posible para hacerlo funcionar.

Una tarea nada sencilla de llevar a cabo pero frente a la que no estará solo. Contará con la inestimable “ayuda” de AL, una inteligencia artificial que nos irá guiando a medida que avancemos, además de aprovechar cualquier instante para “pinchar” al protagonista con sus comentarios. Y, por supuesto, Muto no estará del todo indefenso, ya que cuenta con una de sus creaciones, la Pistola Splizz, que usaremos para destruir a nuestros enemigos y objetos rompibles como cajas de madera y recoger ADN de algunas criaturas que luego usaremos para transformarnos hasta en cinco formas diferentes.

Lo primero es lo primero

Y en esta ocasión, a diferencia de lo que suele ser habitual, voy a empezar hablando de su apartado técnico porque la jugabilidad, que tiene su miga, la quiero dejar para el final. En lo visual, “Dr. Muto” posee ese estilo tan característico de los plataformas de principios de siglo, con escenarios de apariencia “cartoon” que disimula las carencias gráficas. También los personajes, tanto el protagonista como los enemigos y otras criaturas, siguen la misma linea pero con más detalle. Por lo habitual, el juego se mueve sin problemas aunque, en un nivel concreto en el que nos desplazamos en el aire sí me he encontrado con una ralentización bastante seria en cierto momento de la acción. Por suerte ha sido algo puntual.

En cuanto al sonido, no puedo decir mucho de las melodías puesto que, debido a su escasa presencia, apenas les he prestado atención, así que podemos decir que no destacan especialmente. Los efectos por su parte están bien, cumplen su cometido a lo mismo que las voces de aquellos personajes que cuentan con diálogos, todas ellas dobladas al español. No obstante y como dato curioso, llama la atención que las secuencias se hayan mantenido en el idioma original. Por suerte, los subtítulos nos ayudan a no perdernos nada.

Ahora sí, al lío

Toca hablar de la jugabilidad. Estamos, como resulta obvio por las imágenes, ante un título de plataformas en 3D que cuenta además con algunos puzzles y minijuegos adicionales que dotan de cierta variedad al conjunto. Así, en ocasiones tendremos que utilizar un cañón para derribar enemigos o activar ciertos mecanismos y, cuando dispongamos de la transformación en ardilla, podremos hacer recorridos a través de anillos que otorgarán un trozo de Terra como recompensa una vez los completemos, eso sí, sin el más mínimo fallo pues ello obliga a empezarlo de nuevo.

Dr. Muto Saltos peligrosos

Las transformaciones son el pilar fundamental de este “Dr. Muto”. Una vez tengamos la cantidad y variedad de ADN necesarias, seremos capaces de transformarnos en diversos animales (un ratón, un gorila, un pez, una araña o una ardilla). Es importante decir que no podremos utilizar a nuestro gusto estas transformaciones sino que están limitadas a cada zona, por lo que emplearemos solo las que el juego nos deje escoger.

No obstante, además de esto y lo mencionado al principio, Muto contará con otros elementos potenciadores que solo estarán disponibles cuando encontremos cierto número de piezas de chatarra. De esta forma accederemos a gadgets temporales que nos impulsarán hacia las alturas, harán invisibles o invulnerables o potenciarán el doble salto que el protagonista es capaz de realizar.

Y llegamos a los problemas: la cámara

Elemento que en muchos momentos no se comporta como sería deseable, bloqueando la visión de la acción. Esto sucede tanto durante algunos combates como en zonas de saltos, en los que una buena perspectiva es vital para calcular el movimiento. Donde más se nota esto es cuando toca desplazarse con la forma de gorila por redes en sentido horizontal y llega el instante de hacer un salto de una red a otra. Un salto tan justo en su distancia que solo pulsar el botón una décima antes o después implica una caída mortal.

Es curioso que la primera vez que utilizamos esta transformación para dicha tarea la cámara esté situada en un punto elevado que nos permite apreciar mejor la distancia pero luego, en las siguientes, se sitúa en un punto más bajo, justo detrás del personaje, lo que no hace posible calcularla de igual forma. Además, hay que añadir el hecho de que, de manera predeterminada, la cámara venga invertida si bien dicha inversión no se aplica en todas las situaciones. Esto, sumado a su lento movimiento y giro, complica todavía más si cabe el avance en muchas situaciones.

Un camino (casi) imposible

Y digo esto porque nuestro protagonista es sumamente vulnerable a los ataques enemigos, impactos contra zonas de peligro o caídas desde lo alto. Para haceros una idea, un corazón de vida requiere de 20 unidades de salud para ser llenado/ganado (en un máximo de seis, no se pueden tener más), pero basta un toque para perderlo. No puede negarse que el juego es bastante injusto en este sentido pero es lo que hay.

Dr. Muto, un camino difícil

Para postre, los puntos de guardado son escasos, si bien no siempre habrá que comenzar de nuevo desde ellos si nos matan, pero sí cuando queramos guardar y cargar la partida. Y no es nada agradable perder buena parte de lo avanzado si no somos capaces de llegar al siguiente punto para salvar todo. Estamos por tanto ante uno de esos títulos no aptos para todo el mundo debido a una elevada dificultad agravada, como ya he comentado, por los problemas con la cámara.

Opinión final sobre “Dr. Muto”

“Dr. Muto” es un juego que me ha dejado con sensaciones contradictorias. Como propuesta me gusta desde que lo conocí en su momento gracias a una “demo” publicada en la revista oficial de Xbox pero ahora, años después y tras poder por fin jugarlo completo, me he encontrado con un título no carente de problemas que lastran lo que debía de ser una grata experiencia. Como dije al principio del post, no es mal juego pero si al menos hubiera tenido una cámara que siguiera mejor la acción y no te dejara vendido casi a cada momento hablaría de él en otros términos. Porque ya es un reto bastante complicado de por sí como para, encima, tener que tratar de controlar algo que se vuelve incontrolable demasiado a menudo.

No sé si este análisis os hará querer probarlo o desecharéis la idea pero tened en cuenta que os he hablado de mi experiencia, que no tiene por qué ser la vuestra. Evidentemente, la mejor forma de salir de dudas es afrontar el reto aunque eso es algo que, a día de hoy, no es nada fácil por lo complicado que resulta acceder al título. Pero, si lo hacéis, sabed que me encantará conocer vuestras impresiones…

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

2 thoughts on “Dr. Muto

  1. Me tira un poco para atrás lo que comentas de las cámaras, le perdono infinidad de cosas a los juegos, pero el tema de las cámaras mal ajustadas es algo que me pone bastante nervioso.

    Jamás hubiera dicho que se trataba de un juego excesivamente difícil, no sé realmente si su dificultad radica en un compendio de fallos de diseño, o en que realmente el juego es difícil de por sí. Sea como sea, y tras leer tu análisis, me sigue llamando la atención, pero me parece que baja puestos en mi lista de buscados dándole prioridad a otros títulos.

    ¡Buen análisis Emilio! Un saludo.

    1. Pues si te pone nervioso, sinceramente creo que este juego no es para ti porque lo ibas a pasar bastante mal. No obstante, si alguna vez te animas, a lo mismo luego no es para tanto porque, ya sabes, ha sido mi experiencia. Pero bueno, como se suele decir, el que avisa no es traidor…

      A pesar de todo, aunque la cámara estuviera perfecta, yo sigo pensando que tiene muchos momentos complicados ya de por sí, especialmente en zonas de saltos como una que hay con plataformas móviles en las que es sumamente sencillo fallar una y otra vez. Es un juego como digo que requiere de mucha paciencia, solo que con lo de la cámara… aún más.

      Gracias, Suso, como siempre por dejar tu comentario. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top