Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue

Barbie Horse Adventures Wild Horse Rescue Logo

Lo prometido es deuda, y hay que cumplir con la palabra dada. ¿A qué viene lo dicho? A que, a finales del año pasado, el gran compañero bloguero Suso (dueño del genial blog DNSTUFF y responsable del “sello de calidad” que luce Retroactual) observó que entre mi colección de juegos, en concreto la de la primera Xbox, se encontraba “Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue”. Y no se le ocurrió nada mejor que crear una encuesta en Twitter para preguntar a la gente si querían que hiciese un análisis o no del título, cosa a la que me presté siendo el primero en votar afirmativamente. Ahora, pasado el tiempo y con todos los artículos que preparé para esas fechas ya publicados, toca hacer mi parte del trato. Veamos qué ofrece este título y, no menos importante, cómo y por qué llegó a mis manos…

El comienzo de la aventura

Barbie Horse Adventure Wild Horse Rescue escena de la intro

El juego comienza con Barbie y sus dos amigas, Teresa y Christie, yendo en coche a la escuela de equitación del Valle Plateado con el objetivo de pasar unos días de vacaciones. Allí la dueña las recibe con amabilidad pero durante la noche, en medio de una fuerte tormenta, la cerca que mantiene reunidos a un buen número de caballos en el exterior se abre a causa del viento y estos, presos del miedo, escapan del lugar y se dispersan. No será hasta la mañana siguiente que descubren lo ocurrido y Barbie se presta de inmediato a resolver el problema yendo en busca de los animales para traerlos de vuelta.

Una propuesta sencilla… en apariencia

“Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue” es, no nos engañemos, un juego pensado para niños. En concreto para niñas si tenemos en cuenta cómo se dirige la protagonista a nosotros en numerosas ocasiones, pero ello no significa que no pueda ser disfrutado por cualquier persona, independientemente de su sexo y la edad que tenga (acordaos de esto último cuando os hable sobre su adquisición).

Pero no penséis que por ser ese su público objetivo estamos ante un juego simple en su concepto porque llegar hasta todos los animales perdidos no siempre será sencillo. Son varios los obstáculos que encontraremos a nuestro paso, algunos superables a caballo y otros a pie, a lo que hay que sumar otros retos que otorgarán contenido adicional en forma de ropa y complementos para personalizar a la protagonista. Algo que también es posible hacer con la montura, la cual podremos modificar cambiando el color de piel, del pelo (crines y cola), patas y accesorios (silla, manta y bridas) tanto al comienzo del juego como en cualquier otro momento.

Pero “Wild Horse Rescue” no es solo montar a caballo

Si bien es lo que se hace la mayor parte del tiempo, no es lo único que el título nos permite. En muchos momentos, como dije antes, también manejaremos a la propia Barbie para llevar a cabo tareas como el distraer a algunos animales o alcanzar lugares de otra manera inaccesibles. Y, por supuesto, para poner a salvo a los numerosos potros llevándolos al punto seguro más próximo.

Barbie Horse Adventures Wild Horse Rescue monedas

Durante nuestro periplo encontraremos monedas de plata que permiten desbloquear contenido, así como cofres y bonificaciones que invitan a peinar cada zona para no dejarnos nada. Pero el aspecto más importante es sin duda mantener contento a nuestro caballo. Esto se logra de diversas maneras, ya sea acariciándolo, dándole de comer zanahorias o limpiándolo cuando esté sucio bien en algún estanque o río, o al regresar a los establos en la zona de cepillado. Si se opta por esto último, tendremos un tiempo límite para dejar al animal completamente limpio. Todas estas acciones ayudarán a que el indicador de amistad permanezca siempre alto.

Minijuegos para pasar el rato

Aparte de la historia principal, “Wild Horse Rescue” cuenta con varios minijuegos que suponen, además de entretenimiento extra, una buena forma de ir mejorando la destreza en el manejo del caballo, sobre todo al galope. En cada uno será posible elegir personaje entre Barbie, sus dos amigas y la dueña de la escuela de equitación. Todos se pueden disfrutar en solitario o a dobles contra otro jugador/a.

El primero es la clásica carrera, un duelo a tres vueltas en uno de los tres circuitos disponibles en los que habrá que vencer al rival esquivando obstáculos. Podemos coger potenciadores en forma de herradura para hacer correr al caballo más rápido durante unos pocos segundos.

El segundo ofrece el reto de conseguir la mayor cantidad posible de monedas dentro de un tiempo limitado. Hay monedas de bronce, plata y oro, que valen 1, 2 y 3 puntos respectivamente. El tercero es la prueba de rodeo y consiste en atrapar con el lazo a los caballos lo más rápido posible y el último nos propone espantar grupos de gaviotas a la carrera también dentro de un tiempo límite.

Apartado técnico justo pero suficiente

Es evidente que no estamos precisamente ante un juego que exprima el hardware del sistema que lo mueve, pero no es menos cierto que tampoco necesita más para cumplir su cometido. Escenarios, personajes y otros elementos presentan un acabado simple pero totalmente reconocible, sobre todo teniendo de nuevo en cuenta el público al que está dirigido. En cuanto a las animaciones, estas tampoco son en lineas generales nada del otro mundo aunque en este caso el movimiento del caballo sí destaca un poco por encima del resto.

Quizá donde más destaque “Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue” sea en el apartado sonoro, con unas melodías muy dulces y suaves, acordes al personaje y su universo, y unos efectos adecuados entre los que yo destacaría el de los cascos del caballo al trotar y galopar por diferentes superficies. Y, para redondear el conjunto, un doblaje a nuestro idioma que, sin ser nada especial, pues siempre es de agradecer.

Por qué tengo este juego en mi poder

Antes de dar mi opinión final sobre el juego voy, tal como dije al principio, a contaros cómo es posible que un hombre adulto se hiciera con este título. La respuesta es sumamente simple: no compré “Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue” para mí.

¿Para quién entonces? para mi madre, que en paz descanse desde hace un tiempo. Porque, a pesar de su edad, también gustaba de jugar aunque, eso sí, a juegos acordes a su destreza y capacidades. Por ello a menudo salía a buscar material adecuado para ella y fue entonces cuando encontré este juego y decidí comprarlo. Huelga decir que le gustó mucho pero, y no me avergüenza nada decirlo, lo cierto es que lo acabé disfrutando yo tanto o más que ella. Y si aún conservo este y otros juegos que, en teoría, no serían para alguien como yo no es solo porque también a mí me puedan gustar en mayor o menor medida sino como una forma más de seguir recordándola.

Opinión final sobre “Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue”

Dejando a un lado cualquier otro aspecto que no viene al caso mencionar, como juego en sí mismo “Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue” no destaca en nada pero ello no lo hace un mal juego. Es obvio que quienes jugamos habitualmente tenemos a nuestra disposición todo un abanico de títulos con mucha más calidad pero no por ello hemos de despreciar el entretenimiento que este título y tantos otros de un nivel similar pueden ofrecer a quienes se acerquen a ellos sin mayores pretensiones. “Wild Horse Rescue” lo consigue con creces al menos en mi caso y eso es algo de lo que muchos otros, técnicamente superiores, no pueden presumir.

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

9 thoughts on “Barbie Horse Adventures: Wild Horse Rescue

  1. Primero de todo, gracias por acceder a mi petición de hablar sobre el juego (y por mencionarme al inicio del análisis, obviamente). De verdad te digo que cuando vi tu colección, me llamó profundamente la atención ver el juego en tu estantería. Como el apartado de la colección no tiene caja de comentarios, pensé en preguntarte directamente por privado, pero al cabo de un rato pensé “si Emilio tiene un juego de Barbie, tiene que haber un motivo digno de explicar”. De ahí que al final me decantase por la opción de la encuesta, obviamente sin ningún tipo de malicia, aunque creo que desde el minuto cero eras consciente de que no era una petición en absoluto malintencionada 😀

    Sobre el análisis, decirte que me ha encantado. Es sorprendente como, en muchísimas ocasiones, tendemos a prejuzgar y menospreciar ciertos juegos por el mero hecho de ser un producto orientado a un público infantil o simplemente, como es el caso, por ser un producto con Barbie como protagonista. Quizá el juego no sea la panacea, pero por lo que se puede interpretar a lo largo de tu análisis, no es ni de lejos un mal producto, sino todo lo contrario.

    Pero si algo me ha encantado hasta el punto de emocionarme, ha sido el motivo por el cual lo compraste. Me ha parecido una historia realmente entrañable y un motivo más que justificado para conservar el juego.

    Enhorabuena Emilio, mira que siempre me gusta lo que escribes, pero es que en esta ocasión me ha encantado 🙂 un abrazo 😀

    1. Sí, siempre fui consciente de que tu iniciativa no tenía ninguna maldad, y por eso me presté sin problema a ello siendo el primero en votar. En cuanto al análisis, en efecto no se debería prejuzgar un título por su temática y/o protagonista, si bien si es algo que de entrada no te gusta pues oye, no te gusta y ya está pero tampoco hay que menospreciarlo en forma alguna y menos cuando, como es el caso, no lo merece en absoluto. Al menos así lo veo yo…

      Y respecto al motivo que me llevó a adquirirlo y conservarlo, qué puedo decir. Yo, a diferencia de muchas otras personas, me he quedado solo relativamente pronto y, además, en la misma casa en la que cohabitamos hasta no hace mucho. De ahí que no quiero que su recuerdo se desvanezca y cualquier cosa vale para mantenerlo: una foto, un libro… o incluso un juego que, como dije, también a mí me gustó entonces y lo sigue haciendo. Allá luego cada uno lo que quiera pensar al respecto, que yo tengo la conciencia muy tranquila.

      Como siempre, muchas gracias por pasarte y compartir tus opiniones sobre lo que escribo conmigo, Suso. Saludos.

      1. Nuevamente estamos de acuerdo, no hay necesidad alguna de machacar a nadie por tener gustos distintos. Ya lo dicen, para gustos los colores.

        El motivo por el que lo conservas me parece tan conmovedor como la propia entrada, Emilio. Además te entiendo perfectamente pues, al final, yo también conservo muchas cosas que me traen recuerdos de seres queridos que lamentablemente ya no están. Quizá te sorprenda saber que guardo un botecito de cristal con unos pocos euros que mi tía había ido echando en él poco antes de fallecer ¿qué tontería verdad? la de veces que me han dicho que porqué no gasto ese dinero. En fin, que me estoy poniendo sentimental, jajajajaj.

        No hay de qué, en serio no me cansaré de decirte que me ha encantado este post.

  2. Como se suele decir aquí, este juego no es my cup of te, pero como comentas, lo prometido es deuda. Muy buen análisis del juego en cualquier caso, casi dan ganas de probarlo!
    Muchas gracias por compartir esta review.

    1. No pasa nada por no sentirse atraído por el juego comentado ya que es lo más normal no por su calidad sino por el público para el que realmente está creado. Y si casi he dado ganas de probarlo es que he logrado transmitir con éxito lo que ofrece el título (o eso quiero pensar, jejeje)

      Gracias, una vez más, por pasarte por mi blog y comentar. Saludos.

  3. Aunque el juego no me llama nada y dudo que lo juegue, me ha gustado ver un análisis un poco diferente y los motivos que te animaron a comprarlo, que por otro lado son bastante bonitos.

    Un saludo 😀

    1. No te preocupes, realmente no esperaba ni espero que le guste a nadie pero si al menos el análisis lo ha hecho, con eso ya me siento bien. Y sí, todos habéis coincidido en ello. Me alegra haberlo contado…

      Gracias por pasarte y comentar, Spiegel. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top