Apsulov: End of Gods

Apsulov End of Gods Logo

Tecnología, ciertas dosis de sigilo y acción, tensión continua y todo ello con la mitología nórdica como telón de fondo. ¿Qué puede salir de esta curiosa mezcla? Realmente muchas cosas, buenas y malas, y hoy voy a hablaros de una de ellas. Lo antes dicho es lo que conforma este “Apsulov: End of Gods” que me dispongo a analizar para vosotros. Si queréis saber qué me ha parecido, seguid leyendo…

¿Qué es Apsulov?

Para entenderlo, hay que conocer un poco de qué va esta historia. En un futuro próximo, en algún lugar perdido de Suecia, el ser humano ha conseguido viajar a través de Yggdrasil, el árbol de la vida, a los otros ocho mundos que, junto con Midgard (el reino de los hombres) conforman el universo mitológico nórdico. Por desgracia, algo oscuro regresó con ellos y ahora las raíces del árbol lo invaden todo, haciendo peligrar la existencia de estos mundos y, por ende, de sus habitantes. Apsulov es lo que, por el momento, impide el desastre, pero no por mucho tiempo…

Como jugadores, nos ponemos en la piel de una joven que despierta en una siniestra sala sin saber quién es y cómo ha llegado allí. Nuestro objetivo es descubrir esto además de tratar de detener la amenaza antes descrita y en la cual nos veremos envueltos casi desde el principio. Por fortuna, no estaremos solos dado que otro superviviente guiará nuestros pasos durante buena parte del recorrido por las instalaciones de Borr Corporation, compañía responsable de lo sucedido.

Un periplo inquietante y angustioso

Toda la acción la vivimos en primera persona desde los ojos de la mencionada joven. Ello implica el visionado de ciertas escenas de las que el propio título nos advierte antes de la pantalla de inicio, por lo que no es un producto apto para personas sensibles. Basta decir que, sin llegar a ser “gore” en exceso, sí que presenta algunos momentos fuertes que pueden hacer que más de uno aparte la vista o incluso acabe quitando el juego si se siente muy incómodo.

Apsulov End of Gods Jarngreipr

Entre estas escenas están aquellas en las que se dotará a la protagonista de ventajas tecnológicas como un ojo biónico con el que podremos ver en la oscuridad y revelar detalles invisibles a simple vista. Y también un brazo mecánico llamado Jarngreipr con el que será posible escanear las huellas de las manos que sirven para abrir ciertas puertas y anular el mecanismo de cierre de otras. Dicho artefacto es, además, la única arma que tendremos a nuestra disposición, cuya “munición” escasea y hay por lo tanto que utilizar con cautela.

Por lo demás, en lo que respecta a las acciones que podremos realizar, estas se limitan a correr (sin agotamiento, eso sí), saltar y agacharse. Seremos nosotros los que tendremos que aprender a utilizarlas en cada momento para superar los diversos retos que el juego nos ponga por delante. Es por todo esto que la sensación de indefensión y la tensión que esta provoca serán constantes.

Algo irregular en lo visual

Salta a la vista que “Apsulov: End of Gods” no es una gran producción pero tampoco un juego mediocre en el aspecto técnico. Por desgracia presenta ciertas carencias y problemas que, de no haberse dado, haría que estuviera hablando de un título muy a tener en cuenta en este sentido. Pero las cosas son como son y hay que admitirlo así, si bien lo que voy a comentar no hace que el juego sea malo, por supuesto.

En el lado positivo hay que destacar la recreación de los entornos de la base donde se desarrollan los acontecimientos, repletos de detalles. También los mundos que visitamos lucen muy bien pero en lineas generales son, por así decirlo, un poco más simples. Además, todo se mueve con una alta tasa de frames salvo en momentos puntuales que ahora comentaré.

Porque eso es parte de lo negativo junto al diseño de los personajes “vivos”, que es bastante más sencillo aunque cumple. Lo más grave sucede cuando cogemos el ascensor y nos movemos a otro punto de la base, puesto que, por algún motivo, las texturas comienzan a “bailar”. A pesar de que no influye para nada en la historia, no deja de ser algo molesto que empaña el resultado general.

En cuanto al apartado sonoro, “Apsulov” cuenta con algunas melodías que suenan en momentos puntuales con el objeto de crear aún más tensión o para dar un toque épico a nuestras acciones. Las voces están en inglés pero viene subtitulado a nuestro idioma. Como curiosidad diré que también algunos elementos del juego como los carteles y las pantallas de ordenador con las que se puede interactuar también aparecen en castellano.

Opinión final sobre “Apsulov: End of Gods”

“Apsulov: End of Gods” es un juego que me ha generado sentimientos encontrados. Esto se debe a que, durante buena parte del juego, la ya mencionada indefensión hace que debamos avanzar en sigilo, siendo esta mecánica algo no muy de mi agrado si en ella se basa el juego entero. Pero su historia y desarrollo posterior fueron lo bastante interesantes como para sobreponerme y disfrutar de la experiencia. En resumidas cuentas, si os gusta el género de terror, los juegos en primera persona y la mitología nórdica, “Apsulov” es una buena combinación de todo ello con la que creo que podréis disfrutar si no sois muy exigentes.

Deporte, videojuegos, blogs y mucha nostalgia (tal vez demasiada)...

2 thoughts on “Apsulov: End of Gods

  1. Lo leí ayer pero no me dio tiempo a comentar. Reitero lo dicho en su día cuando te pregunté por él, tiene muchas cosas que me resultan atractivas, pero otras que me tiran para atrás.
    El tema de la primera persona la final es salvable, lo mismo para el apartado técnico que no es algo que me moleste demasiado, pero los tramos de sigilo me matan por completo, no solo no me gustan demasiado, sino que se me suelen dar fatal.
    Por lo demás, el juego mala pinta no tiene y como te dije en su momento, la portada me parece brillante. Veré si llego a darle algún día una oportunidad, pero por el momento no creo que lo ponga en mi lista de posibles pese a parecer una experiencia interesante.
    Buena entrada, Emilio, como de costumbre 🙂

    1. Yo tuve momentos en los que dudé si seguir o no jugándolo. Tengo que decir, porque creo que no lo hice en el post, que no hablamos de sigilo como mecánica de juego en el sentido de tener no solo que saber moverte sino una serie de indicadores y/o ayudas visuales que te ayuden. No, hablamos simplemente de no ponerte en medio de su campo de visión, lo que lo vuelve todo mucho más sencillo pero también difícil en según qué momentos al carecer de referencias. Por suerte te diré que, una vez pasado el juego, existe el ya clásico modo “+” que nos permite jugar con todo lo conseguido, incluida el arma potenciada cuando nos la “dan”, lo que hace el periplo más emocionante al permitir más acción.

      Pero bueno, si algún día te haces con él y lo juegas, ya me contarás qué te ha parecido. Gracias una vez más por pasarte y comentar, Suso. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top